joomla templates top joomla templates template joomla

12 pasos para ser un buen conductor

Publicado en Blog

12 pasos

Cambiar algunas costumbres al conducir reducirá significativamente el riesgo de sufrir un accidente, además, conocer cuáles son las infracciones más frecuentes que se registran en la capital del país te mantendrá lejos de una infracción y contribuirás a mejorar la cultura vial. En nuestro país anualmente se registran 24 mil muertes por accidentes viales, la mayoría de los percances están vinculados al exceso de velocidad, la imprudencia y la poca pericia que tenemos al volante, la única manera de disminuir estas cifras es cambiar nuestros hábitos al conducir.

La misión no es fácil, pero tampoco imposible. De acuerdo con el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi), estos son los 12 errores más frecuentes de los conductores mexicanos. Cambiarlos es importante porque no sólo reduciremos drásticamente el número accidentes, sino que además, conseguiremos tener un mayor nivel de cultura vial. Estos son los pecados:

  1. Distancia de seguridad: No tienes que ir engrapado al auto de enfrente, debes considerar que en caso de que éste realice una frenada de emergencia no tendrás el espacio suficiente para detenerte y terminarás estampándote. La distancia recomendable entre un auto y otro es de cinco metros o puedes aplicar la regla de los dos segundos, es decir, contar hasta dos antes de emprender la marcha. Adicionalmente anticípate a las situaciones que están ocurriendo delante de los demás autos, con ello podrás reaccionar antes de que sea tarde.
  2. La manera de tomar el volante: Gran parte de los conductores lo hace con una mano o sujetándolo con las dos manos en la parte superior o inferior. Lo sabemos siempre quieres lucir como galán de balneario, pero con esto pierdes la capacidad de reacción al momento de tener que hacer un a maniobra de emergencia. La forma correcta de hacerlo es, como si se tratara de un reloj, colocando las manos al cuarto para las tres o nueve y cuarto, evitando que los brazos queden completamente estirados. De este modo conseguirás tener un mejor control del vehículo. Para ajustar esta distancia ajusta el asiento de tal forma que tus muñecas queden sobre la parte superior del volante.
  3. El cambio de carril: No es un secreto que en México esta maniobra la hacemos a la brava. Antes de cambiar de carril debes usar los espejos retrovisores y cerciorarte que tienes el espacio y la distancia suficiente para hacer la maniobra. Enciende las direccionales, está bien economizar energía, pero están puestas para algo. Toma en cuenta que al accionarlas los demás conductores pueden saber que cambiarás de carril lo que reducirá significativamente la posibilidad de tener un accidente. Recuerda que el auto tiene puntos ciegos, por lo que debes voltear rápidamente para asegurarte que no tienes otro coche a un lado. Actualmente algunos vehículos cuentan con sensores que te indican que no es seguro hacer el cambio de carril.
  4. Límite de velocidad: Respetar la velocidad establecida para el camino por donde circulas es básico para prevenir un percance. Recuerda que las señales viales sugieren viajar a determinados kilómetros por hora para evitar riesgos innecesarios. El exceso de velocidad en este sentido siempre jugará en tu contra. Según los datos del Cesvi los mexicanos tienden a rebasar ente 20 y 30 km/h la velocidad máxima.
  5. Uso del cinturón de seguridad: Es indispensable y en caso de tener un accidente marcará la diferencia entre vivir para contarlo o pasar a ser parte de las cifras de decesos en México. La manera correcta de usarlo es que éste pase por encima de tu hombro y que la parte inferior se ajuste perfectamente a tu cadera, justo donde utilizas el cinturón del pantalón, hacerlo de otra manera te significará una lesión en lugar de evitarla. Asegúrate de que todas las personas que viajan en el auto lo utilicen. Si tu vehículo cuenta con reposacabezas debes cerciorarte de que este posicionado a la altura de tu cabeza, con ello reducirás el riesgo de una lesión cervical en caso de un choque.
  6. Uso del clutch: Tener la pericia para hacer uso de este pedal es una de las cosas fundamentales al conducir, realizar un mal cambio de velocidad puede ocasionar que el auto haga un extraño y pierdas el control del vehículo. Es importante que consideres que el promedio de vida útil de este elemento es de dos años, según el Cesvi, dependiendo de los hábitos de manejo. Después de este periodo lo mejor es cambiarlo.
  7. Distracciones al conducir: Una constante es querer hacer más cosas cuando se está detrás del volante, como el mandar mensajes o hablar por celular, maquillarte, comer; en fin, siempre buscamos la manera de quitar los ojos del camino, sin embargo, este es un deporte extremo que puede terminar en tragedia. Sabemos que en estos tiempos el estar comunicado es una de prioridad, para ello puedes hacer uso de sistemas como el Bluetooth, que conecta tu móvil con el sistema de sonido del coche o un manos libres que se puede colocar en la visera o en el oído. Considera que tu coche no es un comedor con ruedas y mucho menos un salón de belleza, cada vez que comes o te maquillas en él estás poniendo en riesgo tu vida y la de los demás, porque no estás concentrado en el camino, además de que estás atentando contra la imagen de las vestiduras de tu coche.
  8. Respeto al peatón y áreas confinadas: Es una batalla de todos los días, los automovilistas no respetan las zonas peatonales, provocando que éstos tengan que caminar por otras áreas poniéndose en riesgo. En un semáforo antes de que aceleres cerciórate de que todas las personas han terminado de cruzar la calle. Considera que muchos peatones se atraviesan en el último segundo. Según datos del INEGI el año pasado se registraron más de 17 mil personas atropelladas.
  9. Conocimiento del reglamento de tránsito: No tener idea de las cosas que están prohibidas es uno de los factores que te pueden poner en riesgo. Conocer sus lineamientos es más fácil de lo que crees, sólo debes de consultar la página de internet del gobierno de tu localidad.
  10. Cambio de velocidad: Viajar más rápido o más despacio de lo que establece un camino es un riesgo para ti y para los demás. Además no viajar en la velocidad que te exige tu motor provocará un mayor desgaste y la reducción de su tiempo de vida útil.
  11. Licencia de conducir: Ha sido la polémica durante mucho tiempo. En nuestro país no se aplica un examen en el que demuestres que tienes aptitudes para conducir, por lo que cualquiera puede conseguir una licencia con el simple hecho de pagarla en la delegación. La falta de pericia al volante es una constante al momento de registrarse un accidente. La recomendación es que tomes un curso de manejo con personal capacitado para que tengas pleno conocimiento de las capacidades y limitaciones de un auto. Los familiares, desde luego, no cumplen el perfil de maestros del volante y los más probable es que transmitan sus vicios al manejar.
  12. Uso del freno: No todas las situaciones requieren frenados de emergencia, pero en nuestro país las frenadas bruscas son el pan de todos los días. Si tienes la distancia adecuada lo mejor será que detengas tu auto gradualmente y así evitarás que el auto que va detrás de ti termine en tu cajuela. Recuerda que tener un pleno dominio de tu alrededor, te puede ayudar a esquivar un accidente cambiando el carril o previendo que el auto de adelante se detendrá de manera súbita.

Fuente: Atracción 360.